Día de la Tierra

Día de la Tierra

Hoy más que nunca, queríamos hacer hincapié en la importancia de cuidar de nuestro planeta. Desde pequeños he tratado de inculcar a mis hijos el amor por la naturaleza, los animales,… el cuidado que todos ellos precisan, para que nosotros podamos estar bien, ya que somos un todo, no son ellos y nosotros por encima de todos.

Debemos de ser conscientes de que el ritmo de vida que teníamos, estaba destruyéndonos a nosotros mismos. Que esa frenética forma de vivir, estaba acabando con nuestro planeta. Debemos de darnos cuenta, que para poder volver a la normalidad (pero a la real, no a la locura a la que veníamos acostumbrados), es necesario cambiar lo que hacíamos. Porque desde luego no lo estábamos haciendo nada bien.

Es increíble cómo la especie con más raciocinio, estemos devastando nuestro hogar, nuestro planeta Tierra (cuando digo «nuestro» me refiero de todas las especies, no sólo del ser humano), ¿Cómo podemos ser tan insensibles? ¿Qué futuro vamos a dejar a nuestros hij@s y niet@s? ¿Vamos a esperar a que sea demasiado tarde?

Con total sinceridad, creo que este parón era necesario… es como una sacudida para decirnos: ¡Despiertaaaa! ¿Qué estás haciendo?. ¡Basta ya!

La normalidad es volver a nuestras raíces, a convivir en armonía con otras especies, a respetar y ser respetado, es la no violencia, es la fraternidad, es vivir en paz y en libertad. Yo digo sí a los avances científicos y tecnológicos, pero con mesura, con control y en simbiosis con todo el entorno.

Aprovechemos esta oportunidad única, que nos ha brindado la vida para reflexionar, no lo tomes como un encierro, tómalo como un tiempo para mejorar, para ser conscientes, para profundizar contigo mism@, haz todas las tareas pendientes que tenías (dentro de tus posibilidades), toma formaciones, capacitaciones, interioriza, aprende y también comete errores, medita, practica deporte (en casa también se puede), y sobretodo agradece. (Yo tengo muchas cosas que agradecer, y a muchas personas, pero también quiero agradecer a esta cuarentena).

He pasado días malos, días malísimos y días en los que he dicho: hasta aquí llegué, es hora de cambiar, de volver a mi esencia, de ser la Andrea dulce pero guerrera, respetuosa pero firme, con mis convicciones, con mis valores, … nada ni nadie me va a apagar. Y ya hoy son 5 días que llevo madrugando para hacer deporte, me estoy iniciando en el Yoga (gracias a mi amiga Zahara por enseñarme a empezar a amar ésta forma de vida), y en la meditación; también estoy abriendo mi mente a la positividad. Justamente en una formación que hice hace unos días con @luminahs y su maravillosa Caroline, me dio el empuje para lanzarme al cambio.

Ábrete al mundo, al universo y deja que fluya toda su energía, con todo lo bueno que tienen para ti… pero también ábrete a la realidad, y respeta al mundo, a la Tierra, a la naturaleza, al resto de seres vivos, al aire, al sol, a la luna, a las estrellas… disfruta de todos ellos con amor.

¡Ahora es el momento de sembrar, para luego recoger sus frutos! Namaste.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s