Ayer toqué fondo

Ayer, yo toqué fondo… Perdí el norte, lloré, me desesperé, me ahogué, sentí derrumbarse todo ante mis narices… Y sentí ser la peor madre del mundo… 😢

No es justo para ellos, no es justo para nosotros, no es justo para esas personas contagiadas que luchan por su vida, o por los que tristemente ya la perdieron…

Ya es difícil esta situación por sí sola, como para agravarla aún más. Yo la semana pasada (cuando comenzó el bombardeo de emails, chats (de los que me he salido de casi todos, por no poder con más)), pensaba: prefiero tener paz y armonía en casa, que no crear un ambiente de hostilidad por culpa de las tareas…

Y apenas, hicimos algunos ejercicios (o bastantes según el punto de vista)…
Esta semana me ha invadido la incertidumbre (a pesar de que la semana pasada envié mails a los profes, indicando que era mucha tarea), me ha podido el sentido de la responsabilidad, frente al sentido común, y nos hemos puesto a hacer tareas…

Tareas interminables (que yo misma tardé horas en poder organizar, imprimir, recopilar, seleccionar, archivar, gestionar y un largo etc), para cuando terminé (en medio de las llamadas de atención de mis hijos), ya ellos estaban cansados, y yo al borde de un ataque de nervios o de un infarto.

Nuestra familia no es monoparental, pero por circunstancias que no vienen al caso, papi no puede estar con nosotros… Por lo que soy yo, la que asume toda la carga…

Y para los que no lo saben, convivo con mis padres; ambos con factores de riesgo, a esto le sumamos que mi padre lleva 5 años encamado por un ictus que sufrió, y que además, padece esquizofrenia.

Además la semana pasada desde el lunes tuve a mi hijo pequeño de 4 años con fiebre y tos (ya se pueden imaginar: entré en pánico, no sabía como actuar, cómo gestionar la situación… Eso sin contar con la ineptitud de la pediatra que tenemos en San Andrés, y que en su debido momento interpondré la correspondiente denuncia, porque ya son muchas las que esa señora ha hecho, y, para ser pediatra como mínimo tienes que tener un mínimo de empatía, al menos con los niños)

Ayer mientras llegó la calma, después de la tormenta que estalló en mi casa, traté de respirar, tomar conciencia, y mientras más conciencia tomaba, peor madre me sentía… 😢
Pues en ese momento de recapacitación traté de evadirme durante un rato, preprando algunas publicaciones para mi blog, y allí pude darme cuenta que hasta hacer cosas que me apasionan, me están agobiando, sobre saturando,…

Porque hasta organizar un menú semanal me cuesta horrores (solo he salido a comprar 1 vez en toda la cuatentena, y no dispones de todos los ingredientes, y a pesar de llevar la lista de la compra, siempre falla algo, por los nervios, por no saber si te vas a contagiar, por no saber cómo actuar, por la desolación (el supermercado en silencio, miradas de incertidumbre,…))

Sí, hay que frenar esta pandemia, y deseo con todas mis fuerzas que esta pesadilla termine ya.
Sé que hay muchas personas dándolo todo en primera línea de batalla, con falta de medios y recursos; y que al resto sólo nos piden algo tan sencillo cómo #quedateencasa, como si ese «sólo», no requiriese de un esfuerzo, de una fortaleza mental (para la que muchos no estamos preparados), como si ese «sólo» no supone sacrificio, mientras unos cuantos «descerebrados» hacen las gilipolleces jamás vistas como sacar a un perro de peluche, o disfrazarse de perro (entre otras), tirando por tierra el trabajo, el cansancio y agotamiento que tienen esos sanitarios, esos policías y resto dee personas que sin dudarlo se juegan la vida,… Esos personajes sin escrúpulos, sin principios ni moral, que también echan por tierra el sacrificio que hacemos el resto al quedarnos en casa…

Llevo dias desconectada de todas las redes sociales (porque no puedo con tanta información y tanta desinformación), y he abierto hoy el facebook, porque mi marido me compartió el enlace que comparto yo aquí.

No pensaba extenderme tanto, pero necesitaba soltar todo lo que llevo dentro, no sin soltar lágrimas mientras escribo, porque soy persona, soy humana, soy mujer, y ante todo soy MADRE, y el semrimiento de culpa que hoy me invade supera cualquier otro.

Por eso, hoy mi aplauso 👏🏻 va para todos nosotr@s, los que sí #nosquedamosencasa, los que tenemos niños, los que cumplimos las normas, los que valoramos nuestra vida y la del resto, los papás y las mamás, los abuelos que nuevamente están ahí dando la talla para qie esos padres puedan ir a trabajar…

Por todo ello, a partir de hoy habrá un antes y un después en mi casa , y haremos las tareas que podamos, iremos viviendo el día a día y el tiempo presente, porque a día de hoy nadie sabe a ciencia cierta qué es lo que va a pasar.

Hoy me senté con mis hijos, nos pedimos perdón mutuamente, nos abrazamos, lloramos juntos… Y con más fuerza que nunca, emprendemos una nueva etapa.

#mamaycreativa #tareasescolares #coronavirus #covid19 #sentimientodeculpa #desolacion #tristeza #angustia #stres #cansancio #confinamiento #aislamiento

Anuncio publicitario

2 comentarios sobre “Ayer toqué fondo

Responder a Andrea Cabrera Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s